Archivo del sitio

¿Qué es realmente un “ataque de ciática”, tiene solución? Descubre como tratarla.

Muchos hemos oído hablar en algún momento a gente que dice haber sufrido la ciática o un ataque de ciática. ¿En que consiste exactamente este cuadro?. El nombre correcto debería ser ciatalgia, haciendo referencia a un dolor que se prolonga a lo largo del recorrido del nervio ciático, dolor en relación al nervio ciático.

 

El nervio ciático es el más largo y el de mayor diámetro de los nervios periféricos que hay en el cuerpo. Nace a nivel de la pelvis, y entra en la región glútea a través de un paso estrecho llamado agujero ciático mayor, justo por debajo del músculo piriforme, que como veremos posteriormente tiene su importancia, ya que en muchos casos es el causante del dolor que se transmite a lo largo de toda la pierna.

El nervio sigue discurriendo por la parte posterior del muslo, inervando a todos los músculos que flexionan la rodilla y todos los músculos que mueven el tobillo y pie, de forma que cualquier daño en este nervio va a provocar dolor e impotencia funcional a estos niveles.

El nervio ciático en la parte posterior de la rodilla, hueco poplíteo, se va a dividir en sus dos ramas terminales, Nervio tibial y nervio peroneo común.

El hecho de que sea un nervio tan grueso y tan largo hace que en muchos lugares resulta vulnerable, o bien porque transcurre por pasos estrechos o porque queda expuesto a posibles traumatismos y puede dañarse con relativa facilidad.

 

Hace bastantes años no se conocía con tanta precisión la localización del nervio ciático respecto a la masa glútea y fueron muchas las personas afectadas, que por negligencia, se les pinchaba al azar y podían perforar con la aguja al nervio ciático, produciendo cojeras de por vida. Hoy día con la regla de los cuadrantes, esto no ocurre.

 

 

 

 La función esencial de un nervio es recoger la sensibilidad de una zona determinada y enviarla al cerebro para que procese esa información, la devuelva nuevamente y produzca una contracción muscular o una secreción a nivel de una glándula, dependiendo de adonde vaya a parar esa fibra nerviosa. Por tanto una lesión en un nervio, producirá alteraciones en la sensibilidad y alteraciones en la contracción muscular.

 

El nervio ciático discurre por varias zonas vulnerables donde puede sufrir atrapamientos.

En primer lugar nada más nacer de la médula espinal y salir por el agujero de conjunción de la vértebra correspondiente, puede ser atrapado si la altura entre vértebras está disminuida, caso de procesos degenerativos, o comprimido por el contenido del disco intervertebral en las hernias, procesos inflamatorios que asienten en la zona o tumorales, estrechamientos del canal raquídeo.

Posteriormente cuando atraviesa el agujero ciático mayor, puede ser atrapado si el músculo piriforme está contracturado, al reducirse el diámetro del canal, el nervio es aplastado entre el hueso y el músculo.

 

 

Clínica:

La clínica más evidente es la de dolor e impotencia funcional, en fases iniciales, sentiremos un hormigueo, una sensación de entumecimiento. Esta sensación pasará a ser un dolor constante punzante, que puede ser leve o puede ser totalmente incapacitante, impidiendo a la persona incluso el caminar. El recorrido del dolor nace en la zona lumbar y se extiende por todo el trayecto del nervio.

Tratamiento:

Primero habrá que distinguir cual es la causa exacta que origina la ciatalgia, puesto que la neuralgia de un nervio, nunca es una patología, es la consecuencia de una patología. Dependiendo del causante, dependerá el tratamiento. Todas aquellas ciatalgias causadas por procesos degenerativos, tumorales, estrechamiento canal raquídeo, traumatismo de gran inercia o fracturas de pelvis o vertebras, requerirán un tratamiento médico y en muchos casos únicamente quirúrgicos.

Los cuadros causados por procesos inflamatorios a nivel lumbar y sobre todo el Síndrome piriforme, responden muy positivamente a los tratamientos de fisioterapia.

Técnicas de alivio del dolor: TENS, Interferenciales, C. Trabert

Técnicas de Calor local: Infrarrojo, Onda corta o Microondas.

Técnicas de manipulación: Terapias manuales, masoterapia tradicional.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores